La peluquería canina consiste en mantener la piel y el manto del perro limpios, sanos y equilibrados. Ello también incluye el cuidado de ojos, orejas, oídos, dientes y uñas.

 

A todos los perros no les viene mal un cepillado y un baño. Algunas razas necesitan un cepillado diario y otras semanal, unos perros precisan un baño al mes y otro un baño seco cada dos o tres meses. Lo principal que tenemos que recordar es que las medidas de higiene correctamente aplicadas son beneficiosas no solo para el perro, sino para toda la familia.

 

Existen muchísimos jabones, geles y cepillos pensados para tratar los diferentes tipos de manto de tu peludo. Es cuestión de darse una vuelta por una tienda de mascotas y, por qué no, asesorarte por una veterinaria.

 

 

 

El manto del cachorro

 

Los cachorros de todas las razas poseen un manto más suave que el de su vida adulta, por lo que es fácil que subestimemos los cuidados que requiere el perro a medida que crece.

 

Diferentes tipos de manto

Hay diferentes clasificaciones del tipo de manto en los perros, dos de las más habituales son la clasificación según su composición y la clasificación según su color.

Según su composición

  • Liso: como el Labrador, el Basset o el Biggle.
  • Duro: como el Scottish Terrier, el Airedale o el Schnauzer.
  • Áspero: como el Pastor Alemán, el Pastor Belga o el Viejo Pastor Inglés.
  • Sedoso: como el Lhasa Apso, el Shih-Tzu o el Bichón Maltés.
  • Rizado: como el Caniche o el Perro de Agua Español.
  • Cordado: como el Puli o el Komondor.

Según su color

  • Simple: de un solo color que normalmente es blanco o negro.
  • Binario: mezcla de pelos de tonos grises y blancos o negros.
  • Compuesto: varios colores mezclados. Es el tipo de manto más habitual en los maravillosos perros mestizos.
  • Overo: mezcla de pelos rojizos con blancos.
  • Pío (como en los caballos): manto blanco con manchas compactas de otros colores, habitualmente negros, naranjas o rojos.
  • Arlequín: manto blanco con grandes manchas compactas de color negro.
  • Ruano (también como en los caballos): mezcla de pelos de tres colores, negro, blanco y rojo.

 

 

Además de estas diferentes clasificaciones según su composición o color, todos sabemos que el pelo de los peludos (valga la redundancia) puede ser liso, rizado y ondulado. También puede ser corto, largo o semilargo.

Si tienes dudas de como cuidar correctamente el manto de tu perro, no sabes cuál es o quieres agendar una cita para estética canina en Perronalidad, sigue el siguiente enlace y escríbenos.

 

Escríbenos 

Carrito de compra