JUEGOS DE ESTIMULACIÓN MENTAL PARA PERROS

Todos los perros necesitan estar mentalmente estimulados para ser felices. Aquí van unos cuantos ejercicios para que mantengas el cerebro de tu perro activo y muy bien entretenido.
Todos los juegos que te recomendamos a continuación, además de divertir a tu perro, potencian su inteligencia y promueven el vínculo afectivo.
Para realizarlos necesitas premios comestibles, imaginación y ganas de disfrutar el tiempo con tu perro.
1- Tapetes olfativos.
Si tienes alguna alfombra de pelo un poco denso, puedes pedirle a tu perro que se siente mientras tú esparces algunos premios en ella. Luego puedes darle una señal para que se active y empiece a rastrear con su olfato y su vista y se los coma.
Si no tienes una alfombra, puedes usar varias toallas y aprovechar algunos pliegues para esconder mejor los premios.
Si a tu perro le motivan suficientemente los granos de concentrado, úsalas en vez de premios.
2- Jugar a las escondidas
Elige uno de los juguetes favoritos de tu perro, o algún premio comestible que sepas que le encanta, enséñaselo a tu perro y escóndelo en una habitación dejándole a él momentáneamente fuera mientras espera. Luego permítele entrar y deja que busque el juguete. Con este ejercicio fomentarás el instinto de búsqueda y rastreo.
Asegúrate de esconder el juguete o el premio en un lugar seguro, que tu perro no se haga daño al ir a buscarlo.
3- Esquivar obstáculos
Elige un juguete que le guste mucho a tu perro y le pones muchos obstáculos hasta é, con diferentes niveles de dificultad. La idea es hacer que tenga que pensar estos obstáculos para llegar hasta el juguete. Coloca los obstáculos de forma que tu perro tenga que pasar, por un lado, por debajo o saltándolos. Se trata de aumentar su capacidad para solucionar problemas.
4- Juguetes interactivos
Los juguetes interactivos sirven para proponerle a tu perro un reto mental que tenga que resolver: tendrá que encontrar la manera de conseguir los premios comestibles que el juguete esconde en su interior. Para ello necesitará utilizar sus patas, su boca, etc.
5- Juego del “circo”
Coge tres vasos (preferiblemente de plástico para que no se puedan romper) y esconde un premio en uno de ellos. Muéstraselo a tu perro, deja que lo huela, y luego mueve los vasos y deja que sea su nariz quien elija dónde está el premio.
Con estos cinco sencillos juegos ya tienes para pasar un buen rato en casa y divertirte con tu perro. Puedes ir aumentando progresivamente el nivel de cada ejercicio, pero procura no excederte porque, si te pasas con la dificultad, tu perro se frustrará y perderá el interés en el juego.

Carrito de compra