Los perros pueden sufrir pequeños accidentes o problemas de salud que muchas veces tendremos la capacidad de atender nosotros mismos. Para ello, es conveniente tener un botiquín específico para el perro, donde no pueden faltar algunos productos indispensables y si somos un poco precavidos, es recomendable que contemos con un kit sanitario lo más completo posible.

 

Eso sí, si tenemos un percance, dependiendo siempre de la gravedad de la situación, podremos atender al perro en un primer momento hasta acudir al veterinario más cercano, o encargarnos nosotros mismos de tratar los pequeños accidentes sin importancia que puedan surgir.

 

Podemos organizar el botiquín en un armario, en una caja metálica con tapa o en un neceser amplio y rígido con cerradura. Hay que tener en cuenta que algunos productos pueden degradarse con la exposición a luz directa o con altas temperaturas. Además nos interesa que queden bien aislados de la comida, juguetes, etc.

 

A la hora de programar una salida con nuestros perros, escogeremos los productos imprescindibles que podamos necesitar, eligiendo un buen recipiente de transporte.

Lo más importante que necesitamos tener siempre a mano, son dos o tres teléfonos de contacto de veterinarias.

 

El botiquín para el perro:

  • Gasas estériles: Imprescindibles en cualquier cura. Se venden en diferentes formatos, los packs de 4-6 gasas nos ayudarán a mantenerlas en condiciones higiénicas.
  • Vendas de algodón: Las hay de varias medidas. Conviene tener una más ancha y otra más estrecha.
  • Vendas cohesivas: Se adhieren sobre sí mismas. Suelen ser más impermeables y difíciles de quitar para nuestras mascotas. Podemos usarlas como capa exterior del vendaje.
  • Guantes: Para asegurar un grado óptimo de higiene y protección.
  • Esparadrapo: De fijación fuerte y de fijación suave.
  • Algodón: Para taponar heridas, limpiar y hacer compresas. Hay que tener cuidado porque este material puede dejar fibras en la herida con mucha facilidad, en la mayoría de los casos es más recomendable usar gasas.
  • Suero fisiológico: Muy útil para el lavado de ojos y heridas. Los formatos monodosis nos ayudarán a mantenerlo estéril y usarlo con facilidad.
  • Antiséptico tópico: La povidona yodada o la clorhexidina son las más utilizadas en la desinfección de heridas.
  • Protector de almohadillas: Las grandes caminatas o paseos por terrenos pedregosos pueden hacer mella en las patas de nuestra mascota, especialmente en los cachorros o animales no acostumbrados a las escapadas largas.
  • Bozal: puede ser necesario durante la manipulación del perro dolorido
  • Antisolar: Es necesario protegerlos de las quemaduras por el sol

 

Hemos confeccionado una lista extensa pero básica, con productos que cualquiera de nosotros puede necesitar para atender a su mascota en actividades de ocio habituales.

De todas maneras, es necesario adaptarse a la zona a la que vayamos a desplazarnos y planificar el botiquín en función de los riesgos. Por eso es conveniente informarnos previamente.

Carrito de compra